Conclusión

¿Entonces... me clono o corro a la iglesia?

Para empezar, habría que decir que la clonación no es una invención humana. El Creador mismo planeó esta forma de reproducción. Cuando plantamos tubérculos de papa del año anterior, las papas que cosechamos después tienen el mismo sabor y son igualmente nutritivas. Esto se debe a que no hubo una nueva combinación de información hereditaria, que se da cuando una planta es polinizada con el ADN de otra. Son de hecho clones de la planta del año anterior. Las fresas también se propagan de plantas que son en realidad clones de otras plantas, llevando un fruto con el mismo color y sabor.
También vemos clonación en el reino animal. Los pulgones se pueden reproducir sexualmente y por clonación. En primavera la primera generación de pulgones sale de los huevos fertilizados. Luego, el pulgón pone huevos que empiezan a dividirse sin ser fertilizados. Estos son clones de la madre. Muchos otros animales se reproducen por clonación: algunas abejas, hormigas, crustáceos y lagartijas.
En cuanto a las personas, sabemos que los gemelos idénticos son verdaderos clones. El óvulo fertilizado se divide en dos, y cada una de estas dos células 'hijas' se desarrolla separadamente. Son personas diferentes con un juego de genes absolutamente idéntico. Debido a esto tienen los mismos dones y talentos innatos, así como la misma predisposición a enfermedades particulares. Tienen el mismo color de cabello y ojos, la misma talla de zapato y los mismos rasgos. Pero a pesar de eso son dos personas diferentes: cada uno experimenta el mundo de una manera única, y cada uno es moldeado por sus propias experiencias y decisiones. Ambos tienen su propia personalidad y su propia alma.
Entonces, ¿le está permitido a la humanidad usar la técnica de la clonación? Los humanos fueron nombrados gobernadores sobre ‘los peces del mar, las aves de los cielos y todas las bestias que se mueven sobre la tierra’ (Génesis 1:28). Así que no veo por qué no se pueda usar en plantas y animales. Especialmente donde hay un beneficio para la humanidad, como menos hambre o enfermedad. El ejemplo de Cristo indica que las cosas (como la sanidad, curar heridas, hacer la paz, y alimentar a los hambrientos) que se oponen a los efectos de la Maldición son 'benditas'.
Además de las razones de la iglesia en contra de la clonación, existen otras razones para rechazar la clonación artificial de humanos. Cada óvulo fertilizado, incluyendo aquellos de la clonación, es un nuevo individuo humano. Pero perfeccionar la técnica de la clonación requiere muchos experimentos. A muchos individuos se les permitiría comenzar la vida, sólo para ser destruidos deliberadamente. El director de investigación de una compañía de biotecnología dijo:

'Mi punto de vista es que la investigación (sobre clonación humana) es inmoral en el presente y siempre será inmoral. Para hacer la técnica más eficiente se necesitaría mucha experimentación. Y para refinarla tendría que ser a expensas de tener bebés deformados. Para llegar a la situación en que pudiéramos clonar humanos eficientemente antes tendríamos que tener una historia de miseria.'

De esa manera, mientras está bien clonar animales bajo ciertas circunstancias, para el beneficio de las personas, pienso que es absolutamente incorrecto intentar clonar humanos. Dice el doctor Günther Stockinger en su articulo publicado en la revista de noticias alemana Der Spiegel, en una crónica del año 1997.



0 comentarios:

Publicar un comentario